Esto es lo que le sucede a tu cuerpo cuando no tienes relaciones por una semana, lo peor ocurre después de 10 días!

Relaciones íntimas

Las relaciones íntimas son vitales en toda relación humana, pero si eres de los que te encuentras pasando o cumpliendo un período de abstinencia sexual, debes tener cuidado. Existen consecuencias físicas con el paso del tiempo sin tener relaciones íntimas y en su gran mayoría son negativas. El sexo trae consigo diversos beneficios a tu salud, mientras que el celibato a lo largo de tu vida es una perspectiva distinta de experimentar el sexo y luego detenerlo. Si tú ya has tenido relaciones sexuales y actualmente no las mantienes, eres más propenso a padecer de decepciones y depresiones, así lo demostró un estudio realizado en el 2001 pero esto no lo es todo pues dicha investigación también pudo comprobar que los impactos van mucho más allá de las molestias mentales y anhelos.

9 cosas que suceden en tu cuerpo cuando dejas de tener relaciones íntimas

Aunque no son tan grandes, tampoco te van a matar, estará todo bien pero si son importantes.

1. No, usted no conseguirá ser “más apretado”: la abstinencia sexual no te hace más estricto, es un mito completamente urbano, la sensación de opresión en la vagina no se ve para nada influenciada por la cantidad de parejas sexuales que hayas tenido, de la misma manera que tomar un descanso no te hará virgen nuevamente. El himen no vuelve a crecer, no importa lo que hayas oído a través de los años en chismes de colegios, lo único que sí puede suceder es que los tejidos de tu vagina se salgan del hábito de relajación en respuesta a la excitación o inserción, generando que necesites entrenar nuevamente la próxima vez que decidas tener relaciones íntimas.

2. Los hombres son más propensos a tener disfunción eréctil: el no tener relaciones íntimas para los hombres resulta un poco angustiante pues incrementa las probabilidades de padecer de disfunción eréctil, de hecho, diversos estudios se centran en hombres mayores en los cuales se han mantenido activos sexualmente y han logrado un efecto positivo en sus erecciones.

3. Tu sistema inmunológico se torna más vulnerable: la actividad sexual influye significativamente en la función inmune de tu cuerpo, normalmente en las mujeres las beneficia en la fertilidad, lo único malo es que al no mantenerse activo, no podrás obtener dichos beneficios sino más bien los inversos, como: enfermedades e infecciones que tu sistema inmunológico bloqueará de otra manera.

4. Tu libido puede caer: este hecho no está del todo claro pero varios expertos afirman que la actividad sexual regular es una forma de encender la libido, por lo que, al tener abstinencia sexual, tu libido caerá.

5. Más estresado: mientras mejor y más activa sea tu actividad sexual, menor estrés tendrás, mientras que a menor calidad y frecuencia, mayores serán las reacciones de estrés.

6. Tu salud cardiovascular podría sufrir: una vida sexual activa está relacionada con la salud cardiovascular, por lo que, al entrar en sequía, eliminas el impulso hormonal y aeróbico.

7. Tardía en mojarse: tener relaciones íntimas regularmente es la mejor manera de afinar tus órganos sexuales, por tanto, el proceso de lubricación de la excitación (momento en que la vagina se torna húmeda) se ve beneficiada pero si se detiene la regularidad por un tiempo, puede que debas recurrir a ayuda en el departamento de excitación cuando regreses al acto.

8. Reduce drásticamente el riesgo de UTIs y STDs: las ETS no son sorpresa para nadie pero las ITU (infecciones del tracto urinario) son muy generadas por la transferencia de bacterias al tracto urinario al momento del sexo, especialmente desde el ano. Por lo que, una vida libre de sexo te mantendrá seguro en este aspecto.

9. No serás tan inteligente como deberías: es un cuento muy viejo y es que aparentemente la abstinencia sexual te hace más inteligente pero resulta todo lo contrario, los científicos han comprobado que la actividad sexual incrementa el crecimiento de las neuronas en el hipocampo del cerebro. La abstinencia no permite que el cerebro crezca.

Compartir

Comentarios