Descarta problemas en tu tiroides con estos 14 signos

La enfermedad de tiroides presenta diversos síntomas que normalmente no son relacionados con ella, sin embargo, nunca está demás tener conocimiento de los mismos o conocer su origen para así consultarlos a tiempo con un especialista. Los desequilibrios en la glándula tiroidea son más frecuentes de lo creído, afectando mayormente a las mujeres.

Aunque los síntomas son diversos, se presentan generalmente de manera silenciosos, de hecho, pasan desapercibidos por muchas personas, por ello, es de suma importancia conocer cuáles son las señales que te indican que podrías estar padeciendo la enfermedad de tiroides.

¿Qué es la enfermedad de tiroides?

La enfermedad de tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa, situada arriba de la clavícula y es la encargada de producir dos hormonas esenciales en el organismo, como la T3 y la T4, ellas regulan: el crecimiento, el desarrollo, el metabolismo, la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la tensión arterial.

Cuando la glándula tiroidea no funciona adecuadamente, puede desencadenar en dos problemas: hipertiroidismo (produce más hormonas de lo normal) e hipotiroidismo (no produce la cantidad suficiente de hormonas). Ambas producidas por un factor inmunitario en los anticuerpos, cuyos son los responsables de influir en el órgano para hacer que trabaje de manera incorrecta.

14 signos que demuestran si padeces de la enfermedad de tiroides

Pon mucha atención a los siguientes signos que tu cuerpo demuestra, pues son los que te permitirán conocer si realmente estás padeciendo o no de la enfermedad de tiroides y de ser así, puedas tratarla lo más pronto posible con un especialista.

1. Tristeza y depresión: normalmente las personas bajo este padecimiento presentan alteraciones en el estado de ánimo, especialmente cuando no existe un motivo en específico por el cual estar tristes o deprimidos. Cuando la glándula tiroidea está produciendo menos hormonas, los niveles de serotonina se ven reducidos, generando así sentimientos negativos; mientras que si produce más, la persona se sentirá inquieto o irritado.

2. Cambios en el peso: si eres de las personas activas en deporte y sigues una dieta estricta pero aun así no puedes bajar ni un gramo, puede que tengas problemas de tiroides. Sucede de la forma contraria, si por más que comas mucho no logras subir de peso, puede deberse a alteraciones metabólicas que la tiroides produce.

3. Estreñimiento: es posible presentar inconvenientes para ir al baño aunque ingieras alimentos y fibra, ello puede deberse a la disfunción de la glándula tiroidea. Por lo que, si estas padeciendo de estreñimiento constantemente, al punto de tener hinchazón abdominal o dolores intestinales, no dudes en asistir al médico.

Conoce más sobre la fechas aquí, una fruta que será de gran ayuda para tu estreñimiento.

4.Trastornos en el sueño: si aparentemente padeces de insomnio, te despiertas en medio de la noche exaltado, con pesadillas o no puedes dormir, puede que la tiroides esté haciendo de las suyas, puesto que ella también influye en el sueño, incuso al levantarte temprano, una tiroides poco activa hace que las funciones corporales se ralenticen.

5. Dolores articulares: aunque sea un síntoma que pueda deberse a diversas patologías e incluso a hábitos cotidianos como: hacer mucho ejercicio o levantar demasiado peso. El bajo funcionamiento en la glándula tiroidea puede conllevar a dolores articulares, especialmente, en brazos y piernas, sin embargo, es importante que también prestes atención a las causas del síndrome de la fibromialgia.

6. Piel seca: este signo puede presentarse así hagas uso de diferentes cremas o aceites para humectar tu piel, siempre estará seca y escamosa. Aunque las piernas y el rostro son dos zonas de mayor afección, las axilas y el cuero cabelludo se identifica con la sequedad igualmente, puedes hasta sudar menos de lo normal.

Visita los siguientes links donde podrás conocer remedios naturales eficientes para mantener tu rostro reluciente: piel brillante y cristalina, piel tonificada, embellece tu rostro con agua de rosas.

7. Colesterol alto: no te extrañes ni alarmes al ver los resultados de tus exámenes sanguíneos con colesterol elevado, especialmente si llevas una dieta equilibrada y poco consumes grasas, ya que, cuando una persona padece de hipotiroidismo, su metabolismo está más lento de lo normal, haciéndolo incapaz de quemar las grasas como es debido, por ello, el colesterol y triglicéridos se ven elevados.

8. Pérdida de libido: quienes padecen de la enfermedad de tiroides presentan falta de interés sexual, el malestar anímico y el aumento de pesos junto a los dolores articulares, pueden hacer que la pérdida de libido se empeore.

9. Malestar en el cuello: el malestar en el cuello se produce por una especie de presión que no le permite a la persona tragar bien, la ronquera también es un síntoma muy particular del desorden en la glándula tiroidea, debido a que el tamaño de la misma se ve incrementado y golpea la tráquea.

10. Dolores musculares: cuando vayas a realizar un movimiento al que normalmente no solías estar acostumbrado, se te hará difícil por días ya que el dolor no te lo permitirá, además partes de tu cuerpo se verán adormecidas constantemente por lo que será de gran ayuda que acudas a tu médico de confianza lo más pronto posible para un chequeo general.

11. Caída de cabello: la caída del cabello se debe normalmente cuando el cuero cabelludo está muy seca o cuando se tiene problemas de tiroides. El cabello se verá desprendido al bañarte o peinarte, no será de manera anormal pero sí notarás mechones de cabello al tocarte la cabeza, tampoco es nada natural ver cabellos en la almohada todas las mañanas. Los vellos de las cejas, piernas, axilas o pubis también pueden verse afectados, crecerán de manera tardía o sino, lo harán muy finitos y frágiles.

12. Palpitaciones: tu corazón latirá tan deprisa que así estés acostada en el sofá o en tu cama, lo notarás, al igual que tus pulsaciones del cuello o muñecas sin hacer ejercicio ni esfuerzos, esto es señal de que la glándula tiroidea estará produciendo demasiadas hormonas.

13. Presión arterial elevada: la presión arterial o la hipertensión puede generarse por diversas causas, razón por la cual los médicos no la relación al comienzo con la tiroides, pero si consumes alimentos para controlarla aunado a una dieta saludable y aun así la tienes elevada, pueda que debas acudir al médico para que eches un vistazo y descartar de esta manera que puedas estar padeciendo la enfermedad de tiroides.

14. Cambios en el apetito: es muy usual que presentes cambios en el apetito, por ejemplo, si antes no querías comer en todo momento y actualmente quieras comer cada 30 minutos o en su defecto, presentas ansias de comer diversas comidas (grasosas, azucaradas o saladas), también puede presentarse en caso contrario, es decir, si antes comías 4 veces al día y ahora solo lo haces en 2 ocasiones, todos estos casos cambios son provocados por las alteraciones en tu glándula tiroidea.

Compartir

Comentarios