loading...

¡Jamás pensé que 7 dientes de ajo junto a 7 hojas de laurel dentro de una botella causarían esto!

Todos buscamos alejar las malas energías de nuestro entorno, para lograr así la prosperidad y felicidad. Los tradicionales rituales y viejos trucos de la abuela, suelen ser particularmente utilizados para este tipo de cuestiones, al momento de alejar las malas energías de nuestra vida. Hoy, te enseñaremos un espectacular truco caseo para alejar las malas energías de tu vida, y conseguir así la paz.

Ritual casero a base de ajo y laurel para alejar las malas energías

Este truco es muy efectivo al momento de renovar energías en nuestro entorno y hacernos sentir mucho mejor. Pero, ¿cómo saber si realmente necesitamos renovar energías en nuestro entorno? ¿Te ha pasado alguna vez, el hecho de sentirte siempre cansado y pesado, sintiéndo también que nada te sale bien? pues bien, es justo ese momento en el cual sabrás que necesitas alejar las malas energías de tu vida.

Este poderoso ritual, te ayudará a evitar que entren a tu hogar y a tu vida las malas intenciones, como la envidia o los celos, además de protegerte contra cualquier otro tipo de daño. Te aseguramos que el mismo día en que comiences a realizarlo, notarás como la energía va cambiando. Mira a continuación, como llevar a cabo este poderoso ritual para alejar las malas energías de tu vida.

Necesitarás: Una pequeña botella con corchos, 7 dientes de ajo, 7 hojas de laurel, Un litro de agua purificada o mineral, Un embudo

Preparación: Añade en la botella el agua con un embudo, y luego de a unño los ajos y el laurel. Tapar la botella con el corcho. Esconde ahora la botella en algún rincón de tu casa en donde nadie la pueda ver ni tocar. Te aseguramos que con este sencillo ritual, la abundancia llegará a tu vida, en todos los términos. Desde tiempos milenarios estos ingredientes han sido utilizados para alejar las malas energías y brindar protección y resguardo. La naturaleza es muy sabia, y nos brinda todo, para que podamos sentirnos bien y protegernos del mal.

Compartir

Comentarios