loading...

Ella descubrió que su marido le era infiel así que publicó esta carta, y ahora todas las mujeres la felicitan!

Una mujer descubrió que su marido la engañaba de una manera muy peculiar y quiso compartir su “sentir” al mundo de otra manera muy peculiar. Esto lo hizo, primeramente para desahogarse pero sobre todo, para expresar lo que se debería hacer correctamente, con la intención de que, quien le provocó ser infiel, no se vuelva la nueva víctima.

“Te agradezco mucho Jennifer, ¡gracias!. Dejaste mordidas en el pecho de mi esposo la noche anterior. Nos ahorraste muchos momentos incómodos a mis hijos y a mi, y a la vez, te ganaste una recompensa que está amarrada a unas cuantas reglas. Dicha recompensa es él:

1. Tendrás que apoyarlo económicamente quieras o no: recuerda que tenemos 2 hijos (supongo que lo sabías y aún así tampoco lo consideraste). Debes estar consciente que tendrá que mantenerlos, ya que gran parte de su dinero tendrá que venir a la pensión alimenticia que nos debe entregar.

2. Debes hacerle un guardarropa nuevo: como tú decidiste marcar tu territorio en su pecho y él, muy inteligentemente salió de la regadera sin camisa, creo que también un monstruo decidió marcar su territorio y devorar toda su ropa. Ahora podrás vestirlo al gusto que tu decidas.

3. Sus hijos serán sus dueños cada tercer fin de semana del mes: no te preocupes, será solo ese fin de semana, pero será completamente supervisado, ya que, como él comentó alguna vez, te conoció en en casa de unos adictos. Así que prefiero que se limiten las visitas nada más a él, el supervisor y los niños. Ni siquiera tú, pues aunque no te conozco bien, en palabras de él, eras una “tonta borracha” y mejor evitar conflictos.

4. En la cama, no será la gran cosa: después de una lesión en su espalda, su virilidad no fue lo mismo. Por fortuna yo si pude aprovechar, ahora, no sé qué tanto puedas hacerlo tú, tendrás que ingeniártelas.

5. Ni se te ocurra regresarlo: se explica por sí solo.

6. Te va a culpar de absolutamente todo: después de lo que hiciste, el cobarde se arrodilló y dijo que lo hiciste premeditadamente para que yo me diera cuenta. Yo te lo mando con un golpe en el ojo, yo quiero que lo veas así.

7. También aprovecho para darte una advertencia: sé cómo puedo disponer de su tiempo y más ahora que tendrá que hacerse responsable de dos lugares. Estuve 12 años con él y lo conozco bastante para saber cómo manejarlo. Así que de esa manera sentirás lo mismo que mis hijos y yo estamos sintiendo. Felicidades nuevamente por hacerme ver que después de 11 años de casados y dos hijos, no fuimos comparables contigo. Espero lo disfrutes!”

Compartir

Comentarios