Porque no deberíamos de usar el sujetador por más de 7 horas?

Por más que sea muy discutido si el uso del sostén es dañino o no para nuestra salud, el hecho de que su uso es necesario para todas las mujeres es innegable. Sin embargo, a todas nos ha pasado de llegar a nuestro hogar y ni siquiera quitamos nuestro sujetador e incluso pasamos toda la noche con él puesto. Aquí es cuando sí es cuestionable si puede ser peligroso o no para nuestro bienestar físico el constante uso de esta prenda interior. Y a continuación verás los riesgos que su uso excesivo puede suponer.

1- Compresión :
Durante el día, tu sujetador se encuentra permanentemente comprimiendo los ganglios
y canales linfáticos.
Esto no permite que se filtren y eliminen las toxinas naturalmente, ni tampoco que los
canales cumplan adecuadamente su tarea de realizar el drenaje linfático.
Estas funciones normalmente son llevadas a cabo en el momento en que nos
liberamos de esa compresión al quitarnos el sujetador.
Por lo tanto, si interrumpimos estos procesos usando el sujetador también mientras
dormimos o cuando no lo necesitamos, corremos el riesgo de que se originen retenciones
de líquidos que a largo plazo pueden derivarse en la aparición de quistes, nódulos fibrosos
o incluso tumores.
2- Movimiento :
Los pechos, como todas nuestras partes del cuerpo, necesitan movimiento para permitir
la circulación, tanto de la sangre para que no se acumulen toxinas y también en el caso de
las mamas la circulación de las linfas y su masaje.
Por lo tanto, si acostumbras usar tu sostén desde que te levantas hasta el momento en que
te acuestas, o incluso tienes el mal hábito de dormir con él, deberías comenzar a reducir su
uso hasta máximo 7 horas al día.
3-Temperatura :
Debido al material con el que el sujetador es fabricado, normalmente algodón, su tejido
hace que nuestro cuerpo no transpire lo suficiente y que nuestro pecho mantenga una
temperatura más elevada de la que debería ser.
Y no es bueno exponer nuestro pecho a una elevación térmica también por la noche.
4-Otras opciones :
Si realmente sientes que debes tener tu sostén puesto las 24 horas del día, puedes tener
en cuenta otras alternativas como sujetadores nocturnos.
Éstas prendas son especialmente diseñadas para dormir y su secreto es que poseen una
forma apropiada para separar los senos y evitar las arrugas al comprimirse un pecho sobre
el otro.
Además su material es apto para evitar el calor, permiten la ventilación y podemos
sentirnos protegidas.
Además de estos riesgos que debes evitar si quieres mantener tus pechos sanos, es
imprescindible que escojas la talla de sujetador que corresponde a tu tamaño, ya que
también puede ser muy perjudicial usar una que no es la tuya.
Y también es recomendable evitar aquellos que tienen costuras, rellenos o aros
metálicos y que oprimen tu pecho.

Compartir

Comentarios